BLOG

Hace ya un tiempo, cuando comencé a interesarme e investigar sobre la crianza consciente y la educación respetuosa, me di cuenta de que no se limitaban simplemente a la relación que establecemos con nuestros niños, sino al modo en que nos relacionamos con nosotras mismas, con nuestro entorno y con cada ser que se cruza en nuestro camino.

Los niños absorben y aprenden lo que experimentan, aquello que compartimos con ellos desde el placer y la conexión, aquello que somos a cada instante.

La conexión genera conexión, la empatía despierta empatía,
y miles de vivencias mágicas que cuidan de nuestro sistema nervioso
y construyen un mundo más amable y humano.

*     *     *     *     *

En este blog de Crianza con Conexión, quiero compartir contigo mis aprendizajes, autores favoritos, artículos, herramientas y reflexiones basadas en la neurociencia relacional para que puedas disfrutar de una relación más fluida, conectada y colaborativa con tus hijos y los niños con los que trabajas.


El otro día recordaba una conversación que tuve con unas personas hace un tiempo. Hablábamos sobre educación y crianza, y yo les comentaba que, desde mi punto de vista, hacía falta un gran cambio de paradigma tanto en los colegios como en las familias que permitiera mirar a los niños de una forma más holística y curiosa, respetando sus...

Regresamos en Crianza con Conexión con un interesante artículo de Mona Delahooke sobre la importancia de mirar más allá de los comportamientos, de no apresurarnos a la hora de poner una etiqueta diagnóstica (TDAH o hiperactividad, en este caso) y de ayudar a los niños a apreciar y valorar su conexión cuerpo-mente y sus diferencias individuales.

En Crianza con Conexión, nos interesa mirar más allá de los comportamientos y las etiquetas y poner el foco en los estados neurobiológicos de niños y adultos porque van a definir el estilo y dinámicas de la relación y tener un impacto notable en el desarrollo socio-emocional de los niños.

¡Estemos conectad@s!

... y te mandaré las novedades del blog