BLOG

Hace ya un tiempo, cuando comencé a interesarme e investigar sobre la crianza consciente y la educación respetuosa, me di cuenta de que no se limitaban simplemente a la relación que establecemos con nuestros niños, sino al modo en que nos relacionamos con nosotras mismas, con nuestro entorno y con cada ser que se cruza en nuestro camino.

Los niños absorben y aprenden lo que experimentan, aquello que compartimos con ellos desde el placer y la conexión, aquello que somos a cada instante.

La conexión genera conexión, la empatía despierta empatía,
y miles de vivencias mágicas que cuidan de nuestro sistema nervioso
y construyen un mundo más amable y humano.

*     *     *     *     *

En este blog de Crianza con Conexión, quiero compartir contigo mis aprendizajes, autores favoritos, artículos, herramientas y reflexiones basadas en la neurociencia relacional para que puedas disfrutar de una relación más fluida, conectada y colaborativa con tus hijos y los niños con los que trabajas.


El otro día leía que en Noruega habían decidido impartir clases de empatía. Todo el mundo lo aplaudía. Pero, según la neurociencia relacional, el neocórtex (donde reside la capacidad de sentir empatía y compasión) se desarrolla gracias a miles y miles de experiencias y vivencias de corregulación (empatía, sincronía y compasión) con nuestros...

Hoy, en Crianza con Conexión, regresamos después de algún tiempo con un nuevo artículo de Mona Delahooke en el que nos explica las razones por las que la mayoría de niños son incapaces de usar, cuando más las necesitan, esas técnicas de autorregulación emocional que les enseñamos con tanto ahínco.

¡Estemos conectad@s!

... y te mandaré las novedades del blog