BLOG

Hace ya un tiempo, cuando comencé a interesarme e investigar sobre la crianza consciente y la educación respetuosa, me di cuenta de que no se limitaban simplemente a la relación que establecemos con nuestros niños, sino al modo en que nos relacionamos con nosotras mismas, con nuestro entorno y con cada ser que se cruza en nuestro camino.

Los niños absorben y aprenden lo que experimentan, aquello que compartimos con ellos desde el placer y la conexión, aquello que somos a cada instante.

La conexión genera conexión, la empatía despierta empatía,
y miles de vivencias mágicas que cuidan de nuestro sistema nervioso
y construyen un mundo más amable y humano.

*     *     *     *     *

En este blog de Crianza con Conexión, quiero compartir contigo mis aprendizajes, autores favoritos, artículos, herramientas y reflexiones basadas en la neurociencia relacional para que puedas disfrutar de una relación más fluida, conectada y colaborativa con tus hijos y los niños con los que trabajas.


La educación emocional que ofrecemos a l@s niñ@s debe incluir el cuerpo. Debemos enseñarles a escuchar a sus cuerpos, a descifrar y sentir las sensaciones (cosquilleos, la presión en el pecho, nudo en la garganta, latidos del corazón, temperatura corporal, etc.) que nos indican cómo nos sentimos y qué necesitamos para volver a nuestro equilibrio......

¿Quieres convertirte en la presencia regulada y reguladora que necesitan los niños y niñas de tu vida para poder aprender, gestionar el estrés y enamorarse de la vida?
Los niños y niñas desarrollan su capacidad de autorregulación y su resiliencia cuando crecen siendo acompañados por adultos que están familiarizados con su propio sistema nervioso y...

¡Estemos conectad@s!

... y te mandaré las novedades del blog